La oposición forzó al Gobierno a cambiar el proyecto y este jueves se aprueba la refinanciación con el FMI

Tras varios idas y vueltas, salió el dictamen en comisión y la convocatoria a una sesión especial en Diputados. Las modificaciones que destrabaron la negociación.

Tras frenéticas negociaciones el presidente de Diputados, Sergio Massa, y los jefes de bloque de Juntos por el Cambio consensuaron una nueva redacción del proyecto de acuerdo con el FMI: como reclamaba la oposición se votará un solo artículo que avala la refinanciación de la deuda, pero no se incluye el programa económico con el que Martín Guzmán se comprometió con el Fondo. El texto obtuvo dictamen a última hora en el plenario de Presupuesto y Finanzas, y se tratará este jueves a partir de las 14 en el recinto.

Sin los votos garantizados, al oficialismo no le quedó otra opción que negociar.

La oposición, que tensó la cuerda pero tampoco quería quedar «empujando» el default, aprovechó y presionó: consiguió que los memorandos -que criticaban la toma de la deuda de Mauricio Macri-, y los anexos con el detalle de las políticas económicas a las que se comprometió Guzmán, no formen parte del texto.

Ese era el eje central: no querían quedar «pegados» a las medidas que el Gobierno va a tomar para intentar cumplir las metas pautadas.

La movida se dio con el ministro -que se había mostrado en contra de estas modificaciones- afuera del país, participando de un evento global sobre energía en Estados Unidos.

Massa, con el aval del presidente Alberto Fernándezestuvo al frente de la estrategia.

En Juntos por el Cambio los jefes de bloque fueron los encargados de negociar. Desde afuera, el gobernador jujeño, Gerardo Morales, también jugó fuerte, mientras que el senador radical Martín Lousteau tuvo un rol activo en las propuestas de redacción.

Igualmente, la tensión se extendió hasta último minuto y el consenso alcanzado pareció a punto de quebrarse en más de una oportunidad.

Pasadas las 19, cuando el debate público de los legisladores en el plenario de comisiones llevaba más de cinco horas, se pasó a un cuarto intermedio hasta las 21.

Massa y el jefe de bloque del Frente de Todos, Germán Martínez, acababan de salir del despacho del jefe de bloque de la UCR, Mario Negri, con un principio de acuerdo con Juntos por el Cambio. Anunciaron que se informaría las bancadas y volverían a reunirse a esa hora para la firma del dictamen.

Pero cumplido el horario, el jefe de la comisión de Presupuesto, Carlos Heller, no llegaba y se desataron todo tipo de especulaciones. Entre ellas, que Guzmán no aceptaba los cambios y que el bloque del FdT estaba crujiendo. Ambas fueron luego descartadas. Incluso se informó que el representante argentino en el FMI, Sergio Chodos, monitoreó todo.

Finalmente, Heller llegó con una hora de demora y pidió seguir esperando porque «faltaban detalles».

La oposición, impaciente, amenazó con levantarse e irse. El radical Martín Tetaz llegó a pedir un cuarto intermedio hasta el día siguiente, pero su moción no tuvo respaldo.

Minutos más tarde, Germán Martínez leyó la propuesta final con dos modificaciones al texto ya acordado con la oposición.

El artículo principal aprueba «las operaciones de crédito público» contenidas en el programa acordado entre el FMI y el Gobierno, «para la cancelación del acuerdo» Stand By «oportunamente celebrado en 2018 y «para apoyo presupuestario».

Retocaron dos cosas. Eliminaron la palabra «vencimientos» ligada a la cancelación del acuerdo y en vez de plantear la autorización «para el fortalecimiento de las reservas internacionales» pusieron «para apoyo presupuestario». 

El cambio no es significativo porque los DEG (la moneda que transfiere el Fondo) quedan en las reservas del Banco Central y a cambio éste le da al Tesoro el monto equivalente en pesos para financiar el déficit.

El mismo articulado señala que el Ejecutivo «suscribirá, en uso de sus facultades, los instrumentos necesarios para dar cumplimiento a lo establecido en el párrafo precedente».

O sea, delega en el Gobierno las responsabilidades de las medidas que tome para cumplir con el acuerdo.

Las negociaciones se dieron sobre el filo de la comisión y tras los rechazos anunciados durante el día.

A primera mañana fueron los tres diputados del Frente Patria Grande, de Juan Grabois, que ratificaron que no acompañarán. No especificaron si será en contra o abstención. La Cámpora, de Máximo Kirchner, al cierre de esta edición no había especificado su posición.

Al mediodía, el Interbloque Federal presidido por Alejandro «Topo» Rodríguez -y que integran los cordobeses de Schiaretti, Florencio Randazzo y Graciela Camaño, entre otros-, había anunciado en conferencia que no acompañarían el texto tal como estaba y presentaron una propuesta para avalar también la refinanciación pero no el programa.

A esa línea se sumaron, entrada la noche, los cinco miembros del bloque Provincias Unidas -rionegrinos, misioneros y el Movimiento Popular Neuquino-, usual aliado del oficialismo.

Ahora todos están dispuestos a acompañar el texto.

Los votos en contra vendrán de los bloques de liberales de Javier Milei y José Luis Espert, y de la Izquierda .

Fuente: Jazmín Bullorini para Clarín


Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s