El detrás de escena del aumento de la Tarjeta Alimentar: la estrategia del Gobierno, ausencias y el mensaje a Kicillof

El Gobierno aceleró la medida, que estaba en estudio desde hace 15 días, antes de la reunión con los piqueteros. El ministro Zabaleta le contestó al gobernador.

Todo tiene que ver con todo. El aumento del 50% programa de la Tarjeta Alimentar que Alberto Fernández y el ministro de Desarrollo Social Juan Zabaleta anunciaron este miércoles se discutió en el Gobierno durante 15 días. El Presidente decidió apurar la medida cuando recibió el visto bueno del ministro de Economía Martín Guzmán. «Son las complicaciones de gobernar sin presupuesto», explicaron cerca del mandatario. También, claro, son las complejidades de cumplir con las metas del FMI. La erogación del Estado por mes para cubrir la Tarjeta alimentaria pasará de $18 mil millones a $27 mil millones.

El precio de los alimentos -que en febrero crecieron 7.5% muy por encima de la inflación general, y los números de marzo (que se conocerán el miércoles 13) sumados a los de la primera semana de abril- agravaron el cuadro social. El Gobierno perdió parte del control de la calle, como quedó demostrado durante las 48 horas de acampe de la semana pasada.

Con el incremento oficializado de la Tarjeta Alimentar, las familias con tres hijos o más cobrarán $18 mil; aquellas con dos hijos de hasta 14 años recibirán $13.500; y las que tienen un hijo, $9 mil; el mismo monto que perciben quienes cuentan con la asignación por embarazo. 

La medida beneficiará a 2,4 millones de familias, que también reciben la AUH. Parte de ese universo cobra un plan social, como los que reclaman los piqueteros de izquierda que cortaron la 9 de Julio y que hoy recibirá Zabaleta para buscar desarticular una nueva protesta pautada para la semana que viene.

En el Gobierno creen que esa actualización servirá para que la mayoría de los dirigentes de Unidad Piquetera depongan durante un tiempo sus reclamos y haya relativa paz.

Silvia Saravia, de Barrios de Pie-Libres del Sur, y Eduardo Belliboni, del Polo Obrero -dos de los máximos referentes de la unidad piquetera que participarán de la reunión con el ministro este jueves a las 15- saludaron el anuncio. «Es un reconocimiento de la crisis que venimos denunciando«, afirman sin dar señales definitivas de qué posición adoptarán.

En el Ejecutivo también apuestan a que el envío masivo de maquinarias del banco de herramientas del ministerio para las cooperativas que administran los piqueteros y que Zabaleta colaboren para que las organizaciones bajen la intensidad de sus reclamos.

Los interlocutores del Gobierno con los piqueteros asumen que los dirigentes están golpeados y que su capacidad de movilización quedó afectada por la inflexibilidad del Ejecutivo para aumentar la cantidad de planes; una novedad en la administración de Fernández que llevó el universo de beneficiarios de 560 mil a 1.200.000. «A las marchas, la mitad van con la promesa de un plan. Si no los consiguen, es difícil que sigan yendo», sostienen.

El Presidente fue el último orador en el acto en el Centro De Desarrollo Productivo INCUBA de Almirante Brown, en el que se oficializó el aumento de la Tarjeta Alimentar y cuyo sentido original era la entrega de maquinarias a cooperativas locales y de otras 3 provincias. «Lo que más deseamos es que esos planes se conviertan en trabajo formal. Hemos creado mucho empleo en estos dos años, pero nos queda mucho por delante», sostuvo el mandatario minutos después de que la santacruceña Alicia Kirchner se limitara a saludarlo protocolarmente vía zoom. 

La interna oficialista, que tampoco le da tregua, se hizo sentir. A Fernández, que delegó en Zabaleta el anuncio del incremento de la Tarjeta, le gustó el fragmento de la exposición del ministro que sirvió para contestar a Axel Kicillof, que alertó sobre el ajuste en su territorio. El ministro fue todavía más explícito ante la consulta de Clarín. «Cuando la Provincia y el gobernador necesitan fortalecer el sistema alimentario escolar, ahí esta el Gobierno nacional», respondió Zabaleta, que para La Cámpora es uno de «Laura Alonso, que administra formalmente el programa de la Tarjeta Alimentaria.

Tampoco dijo presente el secretario de Economía Social y líder del Evita, Emilio Pérsico, que meses atrás calificó la tarjeta como «pan para hoy y hambre para mañana». Su segundo, Daniel Menéndez, referente de Somos-Barrios de Pie, en cambio, sí estuvo. Antes, recorrió hipermercados con militantes para juntar firmas para garantizar la aplicación de la ley de góndolas y de la ley de abastecimiento.

Fuente: Guido Carelli Lynch para Clarín


Apoyá a los que trabajamos por el derecho a la verdad. En los medios oficialistas no lo vas a encontrar. Hacé clic acá y suscribite a ricardobenedetti.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s