Cristina Kirchner se despega del Gobierno y de la inflación, y ordena a Roberto Feletti que se vaya

Pese a que el Secretario de Comercio le había confirmado días atrás a Martín Guzmán que seguía, el funcionario renunció con el aval del Instituto Patria.

El Gobierno cerró filas detrás de Martín Guzmán con la renuncia de Roberto Feletti, un funcionario que respondía directamente a Cristina Kirchner y que implementó lo que a la vicepresidente y a su ex ministro de Economía Axel Kicillof siempre les agradó pero nunca les dio resultado: el control de precios.

El texto de renuncia de Feletti admite, a las claras, las “discrepancias” como motivo principal de su renuncia. Pero cerca de Alberto Fernández sostienen que su alejamiento es producto de un cambio de pautas para la pelea contra la inflación y que, en realidad, a Feletti no le quedó otra opción que irse.

“El Presidente decidió mayor coordinación para frenar la inflación desde el Ministerio de Economía. Feletti no estuvo de acuerdo, y ya lo dijo Alberto el que no está de acuerdo que se vaya”, argumentó un funcionario de la mesa chica del mandatario.

Hubo algunos idas y vueltas tras la renuncia de Feletti acerca de si había sido echado o se había ido por sí solo.

La semana pasada, cuando se anunció que Comercio Interior pasaba a la órbita del ministro, Guzmán lo llamó a Feletti para decirle que su intención era que siguiera. Desde el Gobierno aseguran que el funcionario estuvo de acuerdo con su pase del Ministerio de Desarrollo Productivo de Matías Kulfas, a Economía. Pero este lunes durante un almuerzo, el mensaje cambió y Feletti le anunció a Guzmán que se iba, narran fuentes oficiales.
Martín Guzmán y el presidenteAlberto Fernández. Foto Manuel Foglia

Martín Guzmán y el presidenteAlberto Fernández. Foto Manuel Foglia

No obstante, Guzmán tenía un plan B por si Feletti decidía irse​, tal como ocurrió, que se llama Guillermo Hang, un gran amigo del ministro. Su designación refleja el empoderamiento del ministro en esta crítica etapa.

Hang fue asesor de Guzmán y después se fue al Banco Central. También trabajó en los gobeirnos kirchneristas de 2008 al 2015, en el Ministerio de Economía y con Guillermo Moreno. Dicen que «cae bien» en el kirchnerismo. Ahora el ministro de Economía designará a alguien en reemplazo de Hang en el Central.

“Kulfas quedó liberado y ahora va a poder centrarse en la producción, donde tiene todos números que le dan muy bien”, sostienen desde el oficialismo. El vínculo entre Feletti y Kulfas ya no era bueno. De hecho el ahora exsecretario de Comercio no pudo designar a Débora Giorgi y eso nunca lo perdonó.

Pero más allá del envalentonamiento en la Casa Rosada por esa decisión, lo cierto es que no hay bronca ni sorpresa en el Instituto Patria, como si lo hubo cuando Alberto autorizó a Guzmán a pedirle la renuncia al subsecretario de Energía, Federico Basualdo, que nunca se fue porque Cristina no autorizó esa decisión. Está vez ella no hizo nada para impedir la ida de Feletti, más allá que sigue sin hablarse con Alberto. En el albertismo creen que durante el fin de semana Feletti recibió la orden de Cristina para irse.

Fuentes cercanas al Instituto Patria confirman confirman que no lo echaron, sino que se fue después de varias conversaciones durante el fin de semana. De seguro, con la vicepresidenta.

«La Argentina tiene un Presidente con 12 años fuera del poder cuando asumió en la Rosada, con falta de olfato, que es lo que le está pasando, que se marea. Y un ministro de Economía que estuvo 12 años fuera de la Argentina», ironizan.

Desde el cristinismo aseguran que les irá «muy bien». Es que con la renuncia del funcionario, Cristina, Máximo Kirchner y La Cámpora creen que de esta manera despegan de la política inflacionaria que ya había fracasado con Feletti, porque se reducía al control de precios cuando el problema es macroeconómico. Ahora todo será responsabilidad de Guzmán, y por ende del Presidente al que no apoyan ni quieren que sea reelecto.

Está claro que la vicepresidente ya no tiene el mismo ascendente en la gestión de Fernández, ni la quiere tener. De hecho con Feletti, que había reemplazado a otra cristinista, Paula Español, se rompe la lógica de un ultra K por otro; un albertista por otro; y un massista por otro. Guillermo Hang es un gran amigo de Guzmán, lo que refleja el empoderamiento del ministro en esta crítica etapa.

El cristinismo acusa al Gobierno de no querer ir a fondo, su resistencia a pelearse con algunos sectores y transparentar la cadena de precios.

Mañana, Guzmán encabeza el acto donde oficializa el decreto que libera el cepo a las inversiones petroleras. «Va a decretar que las petroleras pueden llevarse los dólares que no tenemos», apuntan desde el Patria.

Lejos de aplacarse, la ida de Feletti hará que la confrontación entre el cristinismo y el Gobierno recrudezca, porque Cristina Kirchner interpreta que es la oportunidad para despegarse del Presidente que ella entronizó.

Fuente: Walter Schmidt para Clarín


Apoyá a los que trabajamos por el derecho a la verdad. En los medios oficialistas no lo vas a encontrar. Hacé clic acá y suscribite a ricardobenedetti.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s