Cristian Ritondo: “Si ganamos, por algunas decisiones nos van a tirar 70 toneladas de piedra”

El diputado nacional se refirió así a la discusión dentro de Juntos por el Cambio sobre gradualismo o reformas radicales; criticó a Kicillof por su política de seguridad y chicaneó: “Baradel parece su ministro de Educación”

El diputado nacional Cristian Ritondo (Pro) desembarcó en la costa bonaerense, el lugar al que se traslada la campaña cada año que hay elecciones. Como todos, el dirigente aprovecha enero para despejarse pero también para mostrarse entre la gente, tras anunciar que tiene intenciones de competir por la gobernación. En estas vacaciones hace base en Pinamar junto a su familia y se escapa a actos políticos en otros destinos. Acompañó a Mauricio Macri a Mar del Plata en la presentación del libro “Para qué” y hará otras recorridas, anticipa. Hace poco dijo que si Macri es candidato, “es muy difícil que alguien lo enfrente”Ahora, en diálogo con LA NACION, ratifica la frase y agrega: “Tiene el liderazgo entre los dirigentes pero también entre la gente”.

-¿Por qué dice que es muy difícil que alguien enfrente a Macri?

-Es una apreciación mía, que tiene que ver con una lógica que Macri es el creador del espacio, el que nos llevó a la jefatura de gobierno, a la presidencia. Yo lo siento como el jefe del espacio y digo que para mí es muy difícil competirle en una interna por el liderazgo que tiene dentro del espacio, pero no solo entre los dirigentes sino entre la gente. Para mí es difícil, con Mauricio Macri candidato a presidente, que desde el Pro se salga a discutir ese liderazgo.

-¿Cree que sería conveniente que Macri sea candidato o le gustaría que haya nuevas candidaturas?

-No es que creo que sea conveniente: Mauricio no expresó si quiere ser o no. Pero el que lo va a decidir es él. El acompañamiento de la gente lo tiene, lo vi en Mar del Plata, en San Nicolás, en La Plata.

-¿Vidal es la mejor candidata?

-María Eugenia es, de quienes plantearon [que quieren] ser candidatos a presidente, la que mejor sintetiza las ideas, tiene fuerza, da la pelea y tiene capacidad de gestión. Aparte cuenta con la experiencia de haber gestionado en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires: [en términos de población] el 50 por ciento de la Argentina.

-Justamente, el pase que ella hizo de Provincia a Ciudad fue cuestionado por muchos: algunos dijeron que lo hacía porque no podía ganar en el lugar que había sido gobernadora.

-Creo que hubiera ganado igual. No fue por eso que ella se pasó. Hay que ir a buscar las notas cercanas al día después del 10 de diciembre de 2019. Ella dijo varias veces que iba a seguir trabajando y que tenía que haber una renovación. Sentía que si era candidata de nuevo, era un tapón para otros.

-¿A Bullrich cómo la ve en la carrera?

-Patricia mostró desde el Partido cómo se construyó como candidata pero principalmente desde las ideas y me parece que en épocas donde nadie se animaba, donde parecía que había un Alberto Fernández imbatible, Patricia se animó a dar puntos de vista y pareceres en los que el tiempo le dio la razón.

-¿Se refiere a las marchas que hizo durante la pandemia?

-Me refiero a las marchas durante la pandemia, a su posición sobre la seguridad y la economía. Patricia llevó al Pro a tener una identidad con la construcción de la mesa nacional, que también es muy importante.

-Bullrich tiene muchas veces posturas más extremas que Vidal ¿de qué lado se pará ahí?

-Yo soy de expresar públicamente mis opiniones. Me parece que María Eugenia es la síntesis de muchas cosas que tenemos como idea. Con Patricia compartimos la idea de la lucha contra el narcotráfico, de haber trabajado juntos, tenemos una convivencia y brindo para que haya muchos candidatos.

-Pero si están en una interna Patricia Bullrich, Vidal y Larreta, ¿a quién vota?

-Si están los tres, elijo a Vidal.

-También está tensa la dinámica interna de Juntos por el Cambio. Carrió lo trató a usted de barrabrava, por ejemplo…

Para pelear con el kirchnerismo no se puede ser un blando. Carrió es Carrió. Ella tiene la Coalición Cívica y las PASO están para definir [candidaturas]. Yo hablo con su bloque, que es con quien tengo que hablar. Los dirigentes de su bloque estaban al lado mío [el día que se suspendió la sesión en la que se iba a reelegir a Cecilia Moreau]. Soy el mismo que me banqué las mafias en la Provincia y luché contra el narcotráfico. Puse el cuerpo junto a Vidal y me parece que después de la contestación de Vidal no tengo más que decir.

-¿Estuvo bien que Marcelo D’Alessandro se tome licencia en la Ciudad?

-Tengo sospechas sobre el accionar de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) en las pinchaduras ilegales de D’Alessandro. Hice el pedido de informes, tengo las respuestas, tengo que mantener el secreto, pero tengo sospechas. D’Alessandro es un gran ministro de Seguridad de la Ciudad. No es fácil encontrar un ministro con experiencia. En el medio de esto, por su familia y por él, debe estar buscando el espacio para resolverlo judicialmente para volver a estar en el gabinete.

-¿La licencia puede dar lugar a que algunos piensen que algo de cierto hay?

-Si esto me hubiera pasado a mí cuando fui ministro, lo hubiera hablado con Vidal y hubiera tomado la decisión con ella, no es una decisión individual.

-Diego Santilli también denunció que lo hackearon y algunos hablan de supuestos chats que podrían aparecer. ¿Cómo viven ese tema?

-Me parece desgraciado que se metan en los teléfonos de la gente. En el caso de Diego, más allá de mi competencia con él por la gobernación, soy amigo suyo desde hace muchos años y esto que está pasando es consecuencia de la ilegalidad. Quiero mucho a Diego. Espero que no tengan nada, no le encuentren nada y no lo puedan afectar.

-Macri dice que si gana Juntos por el Cambio hay que hacer reformas radicales desde el principio y Larreta pareciera tener una postura más de consenso. ¿Qué opina?

-El cambio debe ser rápido, nítido y profundo; el gradualismo demostró que no sirvió.

-¿Eso no puede generar un malestar social profundo?

Nos tiraron 14 toneladas de piedra. Va a haber medidas por las que nos tiren 70 (toneladas de piedra). Creo que hoy la sociedad está más madura y se necesitan cambios más profundos. A lo gradual, la Argentina se lo lleva puesto. Cuando veo la generación que busca más el futuro afuera que en la Argentina, pienso que hay que hacer un cambio rápido. Hay que mostrar el rumbo rápidamente.

-El juicio a la Corte paraliza al Congreso…

-[Interrumpe] Cuando vos querés llevarte puestas las instituciones, ¿qué ley vas a votar? ¿Qué ley te va a dar seguridad jurídica? ¿A qué inversor vas a atraer? ¿A quién, cambiar reglas de juego sobre una ley, le va a permitir hacer algo? La verdad es que a nadie. Cuando hay un gobierno que discute, en base a dos resoluciones, hacerle un juicio político a la Corte y no acata los fallos, no se puede votar nada, ninguna ley.

-El juicio político está dentro de las reglas de juego de la democracia: Néstor Kirchner se lo hizo a la Corte en 2004.

-Es cierto, pero es cierto también que acá se impulsa a partir de resoluciones de la Corte. Estamos discutiendo lo que define la Corte. Si van por lo que define la Corte, es porque no les gusta lo que definen, no porque no haya fundamentos ni razones jurídicas. Cuando querés sacar a la Corte y querés romper el equilibrio institucional, no se puede.

-¿Pero tiene los votos el oficialismo?

-No va a tener los votos. Pero que no tengan los votos no oculta la intención de ellos. Les pedís explicaciones y la AFI te denuncia. No creen en la libertad de expresión, tampoco en el periodismo, se amparan en proteger a los mapuches, quieren que indulten a Milagro Sala.

-¿Cómo califica la gestión de Kicillof?

-En baja en todos los aspectos. No hay obras serias, le debe a los municipios, discrimina a los que están gobernados por la oposición. Dejó la lucha contra la inseguridad, cerramos las escuelas dos años y su ministro de Educación parece Baradel. No hay crecimiento en la salud. Y eso que tuvo más plata que todos los gobiernos en la historia. Y quiero recordar que votó en contra del fondo para la provincia que recuperó Vidal.

-¿Por qué dice que Baradel es el ministro de Educación?

-Porque toma todas las medidas: cuando hay clase, cuando no. El problema no son los docentes. Es un gremio que se apoderó de la Educación. Está muy bien que defiendan el salario, pero está mal que no defiendan las políticas educativas. Nosotros dimos las peleas y eso desapareció. Cuando no ves la palabra lucha contra el narcotráfico ni contra la inseguridad por parte del gobernador…

¿Y eso por qué dice que pasa?

-Es ideológico: si tienen que definirse entre el vecino, que sale a trabajar, y el preso que sale de la cárcel, eligen al preso. Sobre el que está aislado te dicen “es un problema, lo liberamos”. Al que quiere ir a laburar le dicen “quedate encerrado en tu casa”.

-Pero si hicieran eso perderían a su propio electorado…

-Lo hicieron. No estoy contando algo que van a hacer. Es lo que hicieron. Criticaron a la Ciudad cuando abrían las escuelas. Cerraron las escuelas. Es lo que hicieron.

Fuente: La Nación por Mariano Confalonieri


Apoyá a los que trabajamos por el derecho a la verdad. En los medios oficialistas no lo vas a encontrar. Hacé clic acá y suscribite a ricardobenedetti.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s