Defendiendo a la «Famiglia»: “Brasil tuvo la suerte, que no hemos tenido nosotros, de contar con una Corte Suprema digna” Dijo Alberto Fernandez

A diez días de las elecciones, el presidente Alberto Fernández se mostró este jueves junto a Evo Morales y Rafael Correa durante un acto realizado en la embajada de México en Buenos Aires.

El evento, convocado para la presentación del libro del ex mandatario boliviano, adquirió un tono político, en plena campaña.

Durante su discurso, Fernández -quien escribió el prólogo del libro- apuntó contra la Justicia. Comparó la situación de Morales con la de Cristina Kirchner y Lula Da Silva, y disparó: «Brasil tuvo la suerte, que hasta aquí no hemos tenido nosotros, de contar con una Corte Suprema digna, capaz de auto revisarse y de corregir los abusos y atropellos cometidos

Entre otros funcionarios estuvieron presentes la ministra de Género, Elizabeth Gómez Alcorta; el ministro de Defensa, Jorge Taiana; el ministro de Cultura, Tristán Bauer; el canciller Santiago Cafiero; y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello.

Rafael Correa, presente en la embajada de México en Buenos Aires. Foto EFE

También participaron del acto el Premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel, los diputados oficialistas Carlos Heller y Eduardo Valdés, el senador Oscar Parrilli y el embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, quien impulsó la denuncia contra Mauricio Macri. Y además se lo vio al ex vicepresidente Amado Boudou, en goce de su libertad condicional.

Durante la presentación del libro, sentado al lado de Fernández, Morales reafirmó que fue destituido del Gobierno en 2019 a través de un golpe de estado y apuntó contra los medios de comunicación.

«Algunos medios de comunicación son peor que la bomba atómica, cada día están destrozando la mente de las nuevas generaciones», sostuvo el ex presidente boliviano.

Y luego le agradeció a Fernández por haberlo recibido en Argentina tras su salida de Bolivia. «Muchas gracias hermano Alberto, me salvaron la vida», afirmó.

A su turno, el presidente argentino comparó la situación de Bolivia con lo ocurrido en Brasil y en nuestro país. 

«Soy un hombre del derecho, que respeta y cuida el Estado del derecho. Pero antes soy un demócrata. Cada vez que veo que el Estado de derecho se lastima, trato de alzar mi voz y ponerme del lado del lastimado, por eso lo fui a ver a Lula estando preso y por eso fui a ver al Papa. Y el tiempo me dio la razón, el mismo juez que encarceló a Lula, sin argumentos suficientes, se convirtió en ministro del gobierno que lo apresó a Lula», argumentó.

Luego apuntó contra la Justicia argentina. «Brasil tuvo la suerte, que hasta aquí no hemos tenido nosotros, de contar con una Corte Suprema digna, capaz de auto revisarse y de corregir los abusos y atropellos cometidos. Y hoy Lula está libre, trabajando, recorriendo su país para volver a ponerlo en la mejor senda. Lo que padeció Lula no es muy distinto a lo que padeció Cristina y a lo que padece Rafael (Correa)«, señaló.

También destacó la gestión de Morales durante sus años como presidente de Bolivia y su papel en el continente. «El único país que cambió las estructuras económicas de cuajo fue Bolivia. Esto no es un elogio a Evo, que lo es, trata de ser una descripción. Bolivia se animó a hacer lo que contó Evo, que muchos nos e animaban, a nacionalizar los hidrocarburos. Y los nacionalizó con inteligencia porque no se los quedó para el Estado, nacionalizó y discutió con empresas privadas cómo explotarlos de modo tal que el Estado no perdiera», destacó.

En otro tramo de su discurso, Fernández criticó el rol que cumplió la Organización de Estados Americanos (OEA) en la fiscalización de las elecciones de 2019 en Bolivia. En un informe posterior, el organismo informó irregularidades en los comicios

«Propuse que veedores argentinos se sumaran a la veeduría de la OEA para garantizar que las elecciones no fueran vulneradas. Mandamos a dos personas que certificaron que nada irregular había pasado en esa elección. Y ahí conocimos la parte más canalla de la OEA, no solo porque con sus dictámenes terminó fraguando un resultado y alterándolo de manera penosa y vergonzosa, sino que se animó a decir que los dos argentinos eran dos espías que Argentina había puesto en esa misión», señaló.

Y amplió, con ironía: «Ahí descubrí que debíamos ser expertos espías porque les pagaron hasta el avión y el hospedaje a los espías, la OEA había pagado todo. Para ser espías tenemos un éxito rutilante. Pero no éramos espías, éramos solamente personas que querían verificar que las cosas se hicieran bien y no habían notado ninguna irregularidad».

También criticó el análisis que hizo la OEA sobre el resultado de esas elecciones. «El dictamen de la OEA mostraba un distrito de Bolivia donde decían ‘acá está la prueba más evidente del fraude, Evo aparece ganando con el 92% de los votos’. Y claro, con semejante número hicieron dudar a muchos, pero después Lucho (Luis Arce) sacó el 95% en ese lugar», destacó.

Y apuntó contra Luis Almagro, titular del organismo. «Es evidente cuál fue la responsabilidad de la OEA en ese resultado y es patético que todavía el secretario general de la OEA siga siendo quien fue que hizo eso«.

Amado Boudou, presente en el acto por el libro de Evo Morales.

Finalmente, Fernández repasó cómo fue el operativo para que Evo, ya destituido, viajara a Argentina. Y criticó a Mauricio Macri, quien ya había sido derrotado en las elecciones pero seguía siendo presidente.

«Hablé con el presidente de Argentina de aquel entonces, le expliqué lo que estaba pasando y le dije que la vida de Evo estaba en peligro y que Argentina debía darle asilo. Pero la respuesta que recibí fue: ‘Pero vos sabes que vamos a tener a toda la izquierda todo el día frente a la casa de Evo, nos van a volver locos. No me metas en este lío’. Esa fue la respuesta que encontré», aseguró.

Libro, viaje y polémica

El libro «EVO: Operación rescate» fue escrito por el español Alfredo Serrano Mancilla, que relata, en lo que llamó un «thriller político», la salida de Evo Morales de Bolivia tras su caída del poder, en octubre de 2019.

Fernández prologó el libro y este jueves en la Residencia de Olivos espera al boliviano y al ecuatoriano con una cena especial. El Presidente heredó estos vínculos de la relación que tuvieron los líderes de la izquierda latinoamericana con los Kirchner. 

Morales y Correa llegaron entre la madrugada del martes y la mañana del miércoles.
Al ex mandatario boliviano lo trajo a Ezeiza un avión Bombardier de la empresa Petróleos de Venezuela (PDVSA), que figura entre los bienes que maneja la cúpula chavista sancionados por el departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

Correa, quien para la Justicia de su país es un prófugo en una causa por presunta corrupción, llegó horas más tarde.

Morales se quedará a dormir este jueves en la Quinta de Olivos y mañana estará en un acto junto a la CTA.

Alfredo Serrano Mancilla milita en el Partido Podemos, la izquierda que integra el gobierno de Pedro Sánchez junto al Partido Socialista Obrero Español, integra también el Grupo de Puebla. Desde ahí articuló con Alberto Fernández -que estaba recién electo- y Andrés Manuel López Obrador el escape de Morales.

En España afirman que Mancilla ha asesorado a Cristina Kirchner y Alberto Fernández. La Cámpora en especial mantiene vínculos con Podemos.

La trama habla de la geopolítica en 365 días de ese 2019 y 20202 y narra la versión de los hechos desde la perspectiva en la que Morales «sufrió un golpe de Estado» y fue depuesto junto a su vicepresidente Álvaro García Linera.

Esa versión divide aguas porque la oposición boliviana y gran parte de la comunidad internacional sostienen que Morales salió del poder en el medio de una crisis por las denuncias de que el líder del MAS quiso hacer fraude para ganar aquellas elecciones presidenciales. 

El libro, editado por Sudamericana, cuenta con todo detalle aquel operativo, narra la estadía de once meses de Morales en la Argentina y finalmente habla de su regreso a Bolivia.

Al triunfar su delfín Luis Arce en las elecciones presidenciales de octubre de 2020, el ex presidente retornó a su país. Actualmente, Morales no está en buenos términos con quien hoy dirige el país.

Fuente: Natasha Niebieskikwiat – Clarin.com

Apoyá a los que trabajamos por el derecho a la verdad. En los medios oficialistas no lo vas a encontrar. Hacé clic acá y suscribite a ricardobenedetti.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s