Por pedido de Batakis echan a Lozano y a otros dos directores del Banco Nación

La ex ministra de Economía había pedido la renuncia a toda la cúpula del banco para rearmar el directorio. Ahora definen una nueva cúpula.

La flamante presidenta del Banco Nación, Silvina Batakis, libró una dura batalla política por el control del Banco Nación. Y finalmente lo logró. Desde el Gobierno y por pedido expreso del presidente Alberto Fernández, le pidieron la renuncia a Claudio Lozano y otros 2 miembros del directorio de la entidad, tal como lo había solicitado la ex ministra Economía hace unos días. Desde esta mañana, desde la secretaría Legal y Técnica, que conduce Vilma Ibarra, comenzaron llamados para pedir que dejen sus cargos, algo que venían resistiendo.

Además de Lozano, los otros dos directores contactados fueron Federico Sánchez y Guillermo Wierzba. De los 3, el único que hasta ahora no renunció fue Lozano, confió una fuente de la Casa Rosada. «Yo no lo hice todavía. Estoy tratando de chequear si efectivamente esto es una instrucción del Presidente. Ni bien tenga la confirmación, presentaré la renuncia», dijo Lozano al ser consultado.

El objetivo de Batakis es ubicar a gran parte del equipo que la acompañó durante su muy breve gestión al frente del Ministerio de Economía -unas 25 personas- y ocupar al menos 4 de los 9 lugares del directorio con gente de su máxima confianza. La mayoría de los directores rechazaban dejar sus puestos, que consideran cargos políticos, a menos que se los pida personalmente el Presidente. Algo que finalmente ocurrió.

El plan de Batakis abrió un foco de conflicto inesperado. Su aspiración es designar como directores del Nación a Karina Angeletti (ex secretaria de Política Económica), Martín Di Bella (ex secretario de Hacienda), Martín Pollera (ex secretario de Comercio Interior) y José Ballesteros (ex secretario Legal y Administrativa). «Cuando cambia la conducción, los funcionarios ponen a disposición su renuncia, esto es de manual», explicaban cerca de Batakis.

Uno de los protagonistas de la «rebelión» es Lozano, jefe de Unión Popular, una de las fracciones del Frente de Todos y uno de los críticos más feroces y persistentes de la política económica oficial. El viernes pasado se despachó también contra Sergio Massa. Lozano no ocultó su malestar por la decisión de la Casa Rosada. «Nos sorprendió que Batakis pidiera descabezar la conducción completa del banco, lo que era incorrecto. Ahora lo pidió la presidencia y nos asombra que se la quiera compensar de esta forma cuando la gestión del Nación fue​ exitosa», se lamentó el ex funcionario.

La interna en el principal banco estatal conmovió una vez más a la conducción oficialista. «Es muy raro que siga, porque sus posturas críticas no son nuevas», razonaban esta mañana allegados de la nominada jefa del Nación aludiendo a la situación de Lozano. Batakis aguardaba el decreto oficial que defina la conformación final del directorio. Tal como ocurrió con ella, cuando fue oficializada en el cargo el 5 de agosto a través del decreto 457, que lleva la firma del Presidente y de Massa.

Al igual que Lozano, Sánchez y Wierzba, había otros 2 que estaban atenazados a sus sillas: Cecilia Fernández Bugna y Angel Mercado. Básicamente, esos funcionarios planteaban con algo de indignación que sólo el Presidente podía pedirles la renuncia. «Ella es una directora más en ejercicio de la presidencia», argumentaban. Hoy la cosa cambió.

Según trascendió, Batakis venía hablando de los cambios en lo más alto de la entidad con Alberto F., y negaban que exista una confrontación con todo el directorio. La ex ministra de Economía pretende ir más allá y quiere designar a otra veintena de sus habituales colaboradores en otros lugares estratégicos de la entidad y en sus 6 empresas vinculadas al grupo: Seguros, Reaseguros, Retiro, Bursátil, Servicios y el fondo Carlos Pellegrini. En total el Nación tiene 17.500 empleados.

La interna del Banco Nación era compleja si se prolongaba en el tiempo. Su manejo está en manos de un directorio compuesto por el presidente, un vice y 8 directores. Todos ellos «son designados por el Poder Ejecutivo Nacional y representan equilibradamente los distintos sectores, actividades y regiones que configuran el quehacer económico nacional», dice la carta orgánica. «Batakis no puede tener al directorio en contra, porque no podría firmar nada», dijo una fuente que conoce el funcionamiento de la entidad.

Batakis espera que el Presidente resuelva el conflicto, que pida las renuncias correspondientes que le permitan controlar una entidad, que le fue ofrecida cuando la desplazaron del Ministerio de Economía. Ni bien asumió, le solicitó expresamente a su antecesor, Eduardo Hecker, que le pida al directorio que pongan sus renuncias a disposición, algo que hasta la mañana del martes solo había cumplido Martín Ferré, un ex funcionario del gabinete bonaerense de Daniel Scioli.

Fuente: Damian Kantor para Clarín


Apoyá a los que trabajamos por el derecho a la verdad. En los medios oficialistas no lo vas a encontrar. Hacé clic acá y suscribite a ricardobenedetti.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s