Tensión en Recoleta: los K volvieron a ocupar la calle y la Ciudad dice que Cristina Kirchner incumplió el acuerdo

El ministro de Seguridad porteño advirtió que “si no despejan, vamos a actuar con la Infantería” de la policía. Anoche los militantes se habían desconcentrado.

El día después de que representantes de Horacio Rodríguez Larreta y de Cristina Kirchner acordaran bajar las tensiones, en una reunión muy caliente tras los serios incidentes en las inmediaciones del departamento de la Vicepresidenta en Recoleta, desde la Ciudad aseguraron este domingo que el kirchnerismo incumplió lo acordado en ese encuentro por las cuatro horas en las que el tránsito estuvo cortado en la zona, y amenazó con «actuar». 

«Si no despejan, vamos a actuar», había avisado a última hora del día el ministro de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, minutos después de que la ex Presidenta volviera a su domicilio de Juncal y Uruguay -había salido a las 13, según trascendió, a almorzar y visitar a su hija- rodeada por cientos de militantes que todavía interrumpían el tránsito, cerca de las 20. 

Hasta pasadas las 17, los simpatizantes de la ex Presidenta se habían mantenido en las veredas, en las cuatro esquinas en los alrededores del departamento. Cuatro agentes de tránsito de la Ciudad monitoreaban la circulación, y un militante vestido con gamulán que se arrogaba el control del operativo vigilaba que ninguno de sus colegas pisara el asfalto: «Compañeros, subamos a la vereda, por favor, va a venir un loquillo con un auto y nos va a atropellar a todos», decía.

El clima era cuidado y festivo. La tensión había bajado. Pero a la noche, volvió a subir. 

Pero después de las 5 de la tarde, cuando un grupo de militantes con una enorme bandera que los identificaba con la agrupación «Ateneo Néstor Kirchner, Ituzaingó», la gente -en su mayoría, familias y jóvenes- acompañó el fervor de los recién llegados y copó la calle. Los agentes de tránsito desaparecieron y montaron un operativo de desvío a una cuadra de distancia. 

Desde temprano, y a diferencia del día anterior cuando el barrio amaneció vallado por orden de la administración porteña y los principales referentes del kirchnerismo, La Cámpora y del PJ coparon la zona -durante la semana se habían empezado a movilizar tras el pedido de condena por parte del fiscal Diego Luciani en el juicio de Vialidad-, en la previa de los incidentes con la policía, no se vio ni un solo efectivo policial. Tampoco vallas.

Es que, en la noche del sábado, D’Alessandro y Jorge Macri, y los ministros nacionales Eduardo «Wado» de Pedro y Aníbal Fernández, y el secretario de Justicia, Juan Martín Mena -cercano a la ex Presidenta, y uno de sus principales asesores judiciales-, se habían encontrado de urgencia para acercar posiciones después de que manifestantes K y parte de la dirigencia chocara con la Policía de la Ciudad a metros del departamento de la vice.

Según trascendió -la reunión tuvo fuertes discusiones y al ministro del Interior como uno de los más vehementes, a pesar de sus buenos vínculos con integrantes del larretismo-, se acordó el retiro de la Policía y de las vallas, y se comprometieron desde el kirchnerismo a no volver a interrumpir el tránsito en la zona. Después del cónclave, los pasos se siguieron a rajatabla: se fueron los efectivos policiales, habló el jefe de Gobierno y cerró el día Cristina Kirchner. 

Para la Ciudad, parte del acuerdo fue incumplido este domingo.

«No queremos invisibilizar a la militancia, pero que suban a la vereda y lo hagan en paz», resaltó D’Alessandro en declaraciones a TN.

Clarín consultó a fuentes del kirchnerismo para saber si eso había sido parte del acuerdo. «Fue un rato nomás, es domingo y ya terminó todo», respondieron desde el entorno de la Vicepresidenta cuando la circulación vehicular ya se había vuelto a normalizar, cerca de las 21, y la Ciudad decidió reforzar con más agentes de tránsito.

Al rato, sin embargo, apareció un centenar de agentes y carros de asalto. «La infantería avanza sobre 40 personas», denunciaron desde el kirchnerismo. 

«Ellos hicieron lío ayer. Ya está. Todos los días habrá una muestra así de amor. No vamos a molestar a nadie», agregaron. Durante todo el día, el kirchnerismo había saturado con las imagenes de Máximo Kirchner rodeado por policías porteños, en la noche del sábado, que le impidieron llegar hasta la casa de la ex Presidenta, que el próximo sábado volverá a reaparecer con un acto masivo, previsto por el PJ bonaerense. 

Lo cierto es que, según pudo reconstruir este diario, después de la reunión en la tarde noche del sábado hubo otras conversaciones entre dirigentes de ambas administraciones para apaciguar los ánimos. Según parece, no lo lograron. 

Fuente: Federico Mayol para Clarin


Apoyá a los que trabajamos por el derecho a la verdad. En los medios oficialistas no lo vas a encontrar. Hacé clic acá y suscribite a ricardobenedetti.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s