Cuadernos: la Justicia rechazó un planteo de nulidad por «tachaduras» y mandó a juicio a ex funcionarios K

En base a una pericia privada, uno de los empresarios acusados detectó correcciones y sobreescrituras en las anotaciones del chofer de Roberto Baratta. Fue enviado a juicio junto con Abal Medina.

A comienzos de abril del año pasado, PERFIL dio a conocer detalles de la denuncia del empresario Armando Loson, dueño de la empresa Albanesi, quien por medio de una pericia privada concluyó que se habrían adulterado al menos 1.600 fragmentos de las anotaciones del chofer Oscar Centeno. La prueba casi que significó un alivio para él y para los imputados en la llamada Causa Cuadernos

Es que el estudio contratado por la defensa del empresario había encontrado palabras tachadas con corrector, palabras escritas encima de otras y estilos o grafías diferentes que darían cuenta de la intervención de una o más personas además del autor de las anotaciones. 

Todo ese arco de irregularidades amenazaba con poner en jaque una prueba esencial de la causa que estalló en 2018 y cuyas esquirlas impactaron de lleno en el sector empresario y político, con la vicepresidenta Cristina Kirchner en el centro de las sospechas. 

Ese estudio, realizado por el Estudio Latour, ahora fue rechazado por la Cámara Federal por medio de un fallo de los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, quienes confirmaron lo actuado por la primera instancia a cargo del juez Julián Ercolini. 

Loson había expresado que «con esto (las tachaduras y remendaciones) se introduce a la empresa a mi cargo en el mundo de las ‘empresas constructoras’ y de la ‘obra pública’, cosa que de otra manera no hubiera ocurrido ya que Albanesi S.A. (empresa que presidía Loson) no se dedica a este rubro«.

Loson, que estuvo en prisión preventiva en los albores del proceso judicial, ahora también es parte de la elevación a juicio oral y público de otra parte de la causa Cuadernos como coautor del delito de cohecho reiterado en 10 ocasiones junto a Baratta. El ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina también fue elevado a juicio en calidad de partícipe secundario en tres hechos. 

Por qué la Cámara rechazó el planteo de Loson

Los camaristas consideraron que a pesar que existen las enmiendas o tachaduras en las hojas, en otro de los tramos de las anotaciones su nombre o las referencias a su empresa están identificadas de manera clara, consignó La Nación. Eso mismo fue el punto que para los jueces sostiene su involucramiento en la investigación judicial. 

Algo que no aparece escrito en la resolución judicial pero hubiera significado un efecto dominó sobre el resto o parte de los imputados es el hecho de haber avanzado en el planteo. 

Si los camaristas le hacían lugar a su queja y pedido de sobreseimiento en particular se hubiera generado una lluvia de planteos similares con base en ese peritaje privado para que el expediente se declare nulo y se caiga. Ocurrió todo lo contrario y ahora se avanzará en el proceso oral.

El empresario es acusado por supuestos sobornos a la política entre 2013 y 2015, por un total que para la Justicia asciende a 4.200.000 dólares. Sin embargo, en todo momento sostuvo que se trataba de aportes para la campaña electoral de cara a las elecciones presidenciales y que su empresa no recibió ningúin beneficio tras esos pagos. 

Las «irregularidades» en los Cuadernos

El primer caso es un fragmento que según la denuncia corresponde al 25 de julio del 2013, donde se lee «…12.20 hs De Minplan lo llevo a Alem 855«.  

Caso cuadernos 20220405
Una de las correcciones detectadas por Loson.

Ahí, la pericia detectó una «o» sobre-escrita en «lo llevo», es decir, anteriormente se pudo haber leído «la llevo». Pero no termina ahí: la dirección «Alem 855 (NdR: que corresponde al edificio donde Losón tenía su oficina) aparece sobre líquido corrector y escrita, en otras de las imágenes peritadas, con una forma caligráfica diferente.

Un segundo fragmento corresponde al 29 de agosto de 2013 y fue central para el argumento de Loson de que hubo una intención de involucrarlo.

«Lo llevo a Nelson L. al edificio de Alem 855, nos esperaba en la barrera ‘Armando’, quien sube al auto y bajamos al subsuelo y le entrego una bolsa con 300.000 u$d. Además dijo Marcelo: decile al Lic. Barata que la alquilo otra máquina para el trabajo…».

Fuente: Perfil


Apoyá a los que trabajamos por el derecho a la verdad. En los medios oficialistas no lo vas a encontrar. Hacé clic acá y suscribite a ricardobenedetti.com

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s