17 años de sarasa: Jorge Capitanich inauguró una obra en Charata que está sin finalizar hace más de una década

Se trata del acueducto del interior, una obra que prometía llevarle agua a más de cinco localidades, pero que está sin finalizar a pesar de la inauguración del gobernador.

Hace unos días Jorge Capitanich protagonizó un video que revolucionó las redes, tanto con comentarios positivos como negativos, en el video se lo veía emocionado hasta las lagrimas, por lo que, según él, es una obra de “grandes magnitudes” y además, “le costó mucho”.

Bueno, monetariamente podríamos decir que es cierto, esta obra adquirió más de 400 millones de dólares y aún está sin terminar, lo que no es cierto es que le haya costado a él y el detalle no menor, no está finalizada.

A pesar de ser un servicio muy básico, el agua no es algo que abunde en el norte del país y en Chaco no es la excepción. Capitanich le comentó a los vecinos que “hace 107 años que esa localidad, que lo merece, ahora tiene agua”, pero, ¿Qué tan cierto es que Charata tiene agua?

La primera vez que se habló de la realización de esta obra fue en el año 2004, fue Néstor Kirchner quien anunció que se comenzaría esa obra y que, además, se haría responsable del 100% de los costos. En el año 2007, Cristina vuelve a anunciar el comienzo de esa obra, nada se hizo. Al año siguiente, Cristina visita a Capitanich, en Chaco, y estos se comprometen a realizar la obra.

Año 2009: se realiza una fiesta en Charata, Chaco. La fiesta del agua, el gobernador Jorge Capitanich junto con Eduardo Bortolozzi lanzan el llamado a licitación nacional e internacional (Decreto 1156/2009) para la construcción del mismo acueducto. La licitación en sus detalles comentaba que la obra debería realizarse en tres años y contaba con el financiamiento del Banco Nacional de Desarrollo Social y Económico de Brasil y el 30% con aportes nacionales y recursos provinciales.

Año 2010: Cámara de Diputados aprueba la Ley 1185-F (Ex Ley 6683). Se autoriza al Poder Ejecutivo a contraer crédito con el Banco Nacional do Desenvolvimiento (BNDES) de la República Federativa de Brasil hasta la suma de U$S 179.894.778,29 millones de dólares para ser destinado a la obra “Segundo Acueducto para el interior del Chaco”. A este crédito se suman U$D 90 millones de dólares provenientes del Fondo Sojero también previsto en el Decreto 1156/09 y un crédito solicitado al Banco Nación por $60 millones para establecer las cartas de crédito de la obra.

Año 2011: El 25 de febrero, en el Hotel Gualok de Presidencia Roque Sáenz Peña se firma el contrato de inicio de obras. La obra tenía como plazo de finalización establecido por contrato julio de 2015. No se cumplió.

Año 2016: El gobierno chaqueño le pidió una prorroga al Banco Nacional de Desenvolvimento, ¿aprovecharon ese tiempo? No. El lapso de tiempo fue desperdiciado y no se retomó el inicio de la obra, la prorroga venció. A causa de ese incumplimiento, el Banco de Brasil retuvo los U$D 47 millones de dólares que restaban desembolsar.

Entonces, como el Gobierno Chaqueño no tenía los fondos suficientes, envió un proyecto a la magistratura para modificar la ley 1885-F (la del crédito por U$D 179 millones de dólares. Con esa modificación se le autorizó al Poder Ejecutivo provincial a cambiar la fuente de financiamiento, que, hasta ese momento provenía del BNDES.

El convenio que Jorge Capitanich firmó para recibir esos fondos para la obra, tenían clausulas muy puntuales para evitar posibles estafas e inconvenientes, pero de nada sirvieron. Las clausulas:

Cláusula 11.6: Ante la ocurrencia de cualquier evento de incumplimiento el BNDES podrá declarar el vencimiento anticipado de la deuda y exigir el pago total.

Cláusula 12.1: En la hipótesis del cobro judicial, la provincia pagará al BNDES una multa del 10% sobre el principal y cargos de la deuda además de otros gastos judiciales y honorarios.

Año 2017: 15 de febrero, el Gobierno de La Nación aporta 137 millones de dólares para reanudar y finalizar la obra del segundo acueducto. Gracias a quien entonces era el ministro del interior, Rogelio Frigerio.

Año 2021: A esta altura, luego de todo lo ocurrido, casi creeríamos que las lágrimas de Jorge Capitanich son más que comprensibles, pero no. La obra aún sigue sin terminarse, luego de 17 años. De estar finalizada, habría agua en más de cinco localidades que se alimentarían de ese acueducto pero no, aún siguen sin agua, la toma sobre el rio Paraná sigue inconclusa.

Eso no es lo peor, lo peor es que los chaqueños le siguen pagando al BANCO DE BRASIL y al Banco Nación, siguen pagando una deuda por una obra que no está realizada. En el presupuesto de la provincia ya está presupuestado parte de esta obra en el año 2022, tal vez con suerte o con la “ayuda de Dios”, como diría Manzur, se finalice para el año que viene.

*Por Abigail Luna.


Apoyá a los que trabajamos por el derecho a la verdad. En los medios oficialistas no lo vas a encontrar. Hacé clic acá y suscribite a ricardobenedetti.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s