Los K exigen que Alberto Fernández “enderece el barco” y hay inquietud por lo que hará Cristina Kirchner

Hubo rumores de una carta de ruptura de la vice. Pero La Cámpora no planea renunciar a sus cargos en el Estado.

Aníbal Fernández trató de llevar algo de sensatez. «Cristina no va a hacer nada en el momento en que todos crean que va a hacer algo», aseguró el ministro de Seguridad, según pudo reconstruir este diario.

Fue en la cena convocada por Alberto Fernández en Olivos de este lunes por la noche, una cumbre que congregó a los ministros Gabriel Katopodis, Santiago Cafiero, Juan Zabaleta, Jorge Ferraresi y Fernández; los diputados Victoria Tolosa Paz y Leandro Santoro, y algunos secretarios de Estado.

Nadie sabe quién fue el primero en hacer correr el rumor, pero incluso en esa comida en la quinta presidencial eran varios los comensales convencidos de que este jueves, el Día de la Memoria, Cristina Kirchner publicaría una carta de ruptura. «No van a hacer un golpe de Estado en el aniversario del golpe de Estado, es una locura», planteaba este martes un dirigente encumbrado del entorno del jefe de Estado.

Así como guardó en secreto la escritura de su libro «Sinceramente» o la candidatura de Fernández hasta el mismísimo instante en que publicó la decisión consumada en las redes sociales, y se ausentó de la votación del último jueves del acuerdo con el Fondo Monetario, nadie conoce el próximo movimiento de la ex Presidenta.

Su pensamiento, sin embargo, sí estuvo reflejado este martes en las palabras de Juliana Di Tullio, una de las senadoras más cercanas a la vicepresidenta, como una de las primeras reacciones a la entrevista que el Presidente concedió -otra vez, en menos de 24 horas- al periodista K Roberto Navarro, el día después de la carta en la que un grupo de intelectuales, académicos y artistas del kirchnerismo cuestionaron la «moderación» del Gobierno y criticaron en duros términos la gestión bajo el título «Moderación o pueblo».

«Esperaba que me acompañaran y no pasó. No soy títere de nadie, pero el Presidente soy yo y el que tiene que tomar las decisiones soy yo, no existe la presidencia colegiada», resaltó Fernández.

«Es cierto lo que dice el Presidente, presidente hay uno solo. Por eso él tiene que enderezar este barco», respondió Di Tullio en línea con la visión del kirchnerismo sobre la gestión, en particular en torno al programa económico.

La semana pasada, Di Tullio había protagonizado un cruce áspero frente a las cámaras de televisión con Fernando «El Chino» Navarro por el ataque al despacho de la ex Presidenta. «¡Fue Emilio, que no la quiere a ella!», le gritó la senadora al referente del Movimiento Evita en alusión a Emilio Pérsico y la supuesta responsabilidad de la agrupación social en las pedradas a los ventanales de Cristina Kirchner.

«¡Es una locura, Juliana!», intentó calmarla Navarro que en los últimos días se reunió por separado con Máximo Kirchner y Eduardo «Wado» de Pedro para intentar calmar las aguas. No tuvo éxito.

Para el kirchnerismo no hubo este martes demasiadas sorpresas en los dichos del Presidente. El ministro del Interior, por caso, recién pidió el audio con las declaraciones bien entrada la tarde. Desde la oficina de la ex Presidenta se limitaron a ventilar la foto del encuentro que Kirchner mantuvo con Hebe de Bonafini y otras tres Madres en la sede de la asociación en vísperas del aniversario de este jueves.

Alberto y «la lapicera»

Decían, por lo bajo, que la ex mandataria ya lo había resaltado en una de sus cartas, antes del cierre de las negociaciones con el Fondo, en la que remarcó que la «lapicera» le pertenece a Alberto Fernández. La primera señal contundente de desmarque de la gestión oficial. Como aquel gesto de Ramón Díaz en la Bombonera, en el 2013, cuando dejó el campo de juego custodiado por efectivos de la policía mientras gesticulaba «Yo no» a la hinchada local que le recordaba el descenso de River. 

Ni La Cámpora ni los funcionarios que responden a la ex Presidenta tienen planeado al menos por ahora dejar el Gobierno, ni Fernández analiza correr a esos dirigentes. Sí se especula con algún gesto de autoridad presidencial una vez que el board del Fondo apruebe el programa de facilidades extendidas con el país que terminó de romper el vínculo entre la Casa Rosada y el kirchnerismo. Nadie está muy convencido, de todos modos, de que eso vaya a pasar.

La única certeza de las próximas horas es que La Cámpora, bajo el lema «Primero la patria», planea exhibir este jueves una de las movilizaciones más convocantes desde la ex ESMA hasta la Plaza de Mayo. En el Gobierno hay inquietud por la marcha.

Trasciende que la agrupación liderada por Máximo Kirchner podría congregar unas 45 mil personas. Este miércoles hay una reunión de logística para ultimar detalles. De otras reuniones entre el Presidente y la vice para tratar de «enderezar el barco», como pidió Di Tullio, no hay ni noticias. La ruptura es un hecho. 

Fuente: Federico Mayol para Clarín


Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s