Los motivos que llevaron a Massa y a Martínez a plantarse en veredas separadas por la designación de Reyes

El presidente de la Cámara de Diputados oficializó la designación de la diputada radical al Consejo de la Magistratura, pero el jefe del bloque oficialista, en desacuerdo, objetó la decisión

La designación de la diputada radical Roxana Reyes como representante de la segunda minoría en el Consejo de la Magistratura colocó al presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, quien oficializó su nombramiento, y al presidente del bloque oficialista, Germán Martínez, que objetó públicamente esta decisión, en veredas enfrentadas. A simple vista esta postal anticiparía un inminente divorcio en el oficialismo de la Cámara baja; sin embargo, tanto Massa como Martínez procedieron de común acuerdo, a sabiendas de que no tenían otra alternativa que actuar como lo hicieron.

¿Por qué Massa se diferenció de Cristina Kirchner y accedió al reclamo de Juntos por el Cambio de designar a la radical Reyes como consejera? La vicepresidenta, en una maniobra tan sorpresiva como polémica, ordenó romper el bloque de senadores oficialistas para asegurarle al Frente de Todos un lugar más en el Consejo de la Magistratura. Con esta jugada, Cristina le arrebató el lugar a Pro que, en su condición de segunda minoría, había propuesto la designación del senador Luis Juez. Impuso en su lugar al ultrakirchnerista Martín Doñate. ¿Por qué Massa no replicó esta misma estrategia en Diputados? Sencillo, explican en el oficialismo: porque el bloque del Frente de Todos, con sus 118 miembros, está en franca minoría y no tiene las mismas espaldas que Cristina en el Senado. Cualquier artilugio para birlar un escaño en el Consejo de la Magistratura hubiese sido automáticamente desarticulado en el recinto con la mayoría opositora.

“Sergio no tenía margen para actuar de otra manera. Si rompía el bloque oficialista y designaba a un consejero afín al kirchnerismo la oposición le prendía fuego la Cámara. No sale aprobada una sola ley más del Gobierno”, graficaba un hombre que conoce bien los vericuetos legislativos.

Hay otro detalle no menor a tener en cuenta. Massa, que previo a firmar la designación de Reyes conversó personalmente con el presidente Fernández, no tiene interés en enfrentar a la Corte Suprema ni a su presidente, Horacio Rosatti. Tampoco en incendiar puentes con la oposición en el Congreso, donde el oficialismo es minoría. Por esa razón, a diferencia del kirchnerismo duro, evitó descalificar el fallo de la Corte Suprema que declaró inconstitucional la ley de 2006 que, a instancias de Cristina Kirchner, modificó la integración del Consejo de la Magistratura y que, en definitiva, fue el factótum que desató este conflicto de poderes con el Congreso.

Ahora bien, si Massa no tenía otra alternativa que actuar como lo hizo –por la inferioridad numérica de su bloque- y Germán Martínez, en charlas reservadas, así lo admitía, ¿por qué salió a cuestionar públicamente la decisión del presidente de la Cámara? No solo eso: el jefe del bloque oficialista advirtió, también, que podría impugnar la designación de Reyes ante la Justicia.

“Nosotros somos, claramente, el bloque parlamentario con mayor cantidad de integrantes. Nos corresponderían dos integrantes y vamos a quedar solo con uno, que es la diputada Vanesa Siley”, argumentó Martínez.

Aunque su actitud llamó la atención, el jefe del bloque oficialista, como Massa, tampoco tenía demasiadas alternativas que plantear su desacuerdo con la designación de Reyes. Cabe rescatar que Reyes es una acérrima opositora en el terruño de Máximo Kirchner, lo que exacerba el malestar del kirchnerismo. De hecho, Martínez habló con Máximo antes de expresar su desacuerdo con Massa.

“La tarea de Germán es representar a su bloque y defender sus posiciones. En este caso, la postura es clara: en la nueva composición del Consejo de la Magistratura, el Frente de Todos quedará subrepresentado. Germán debía dejarlo explícito y así lo hizo”, explicaron fuentes cercanas al jefe de la bancada.

“Ni Massa ni Cristina Kirchner se sorprendieron con la actitud de Germán. Hizo lo que tenía que hacer en defensa de su bloque. Aunque testimonial, porque la decisión ya está tomada (la designación de Reyes), dejó sentada una posición para el futuro: en noviembre próximo se deberán renovar todos los integrantes del Consejo de la Magistratura, también los representantes de los legisladores. El Frente de Todos ya avisa que hará valer su superioridad numérica para reclamar la representación que le corresponde”, agregaron las fuentes.

Después de todo, la posible impugnación a Reyes por parte del Frente de Todos sería una devolución de gentilezas por la misma actitud que adoptó Pro en el Senado contra Doñate, señalan en el oficialismo. Probablemente ninguna de ellas prospere; se trata decisiones legislativas en las que la Justicia prefiere no involucrarse, confiaban.

“Al final de cuentas salimos empatados: un consejero será para el oficialismo, el otro para la UCR. Perdió el macrismo. Un acuerdo salomónico”, ironizó, no sin cierta suspicacia, un dirigente oficialista que conoce como pocos el paño legislativo.

Fuente: Laura Serra para La Nación


Apoyá a los que trabajamos por el derecho a la verdad. En los medios oficialistas no lo vas a encontrar. Hacé clic acá y suscribite a ricardobenedetti.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s