Nueva etapa judicial: cómo juegan y a quién responden los 20 consejeros de la Magistratura

Con la designación de Doñate y Reyes se reconfiguró el poder del organismo. El oficialismo y la oposición quedarían empatados en nueve votos. El rol de Graciela Camaño, clave.

Una nueva etapa judicial arranca con la conformación del Consejo de la Magistratura que este miércoles se terminó de completar. Tras la movida de Cristina Kirchner que terminó imponiendo al hiper K Martín Doñate como representante del Senado y la designación de la diputada de la UCR Roxana Reyes que convalidó Sergio Massa, se reconfiguró la relación de fuerzas dentro del organismo que se encarga de elegir y sancionar a los jueces.

A la hora de los votos y las definiciones los números -según la nueva conformación- están parejos. La llegada de Doñate le dio más aire al oficialismo que podría contar con unos 9 votos propios, los mismos que llegaría a juntar la oposición.

En duda queda la postura de la diputada y consejera Graciela Camaño que se define como independiente pero que en las votaciones clave de la Magistratura anterior -la de 13 integrantes que regía hasta el 15 de abril- siempre apoyó al oficialismo. Fue su voto el que habilitó la movida K para intentar desplazar a Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, los jueces de la Sala I de la Cámara Federal que los kirchneristas tenían en la mira. Ambos habían confirmado todos los procesamientos de la causa de los Cuadernos, entre otros expedientes de corrupción.

El voto de Camaño podría definir una votación -si quedara empatada- por mayoría simple, salvo en definiciones clave, como concursos y sanciones a magistrados, donde se necesitan los dos tercios de los votos para definir.

Con la conformación actual ni el oficialismo ni la oposición tienen los votos para elegir o sancionar jueces. Incluso ambos sectores tienen el poder de bloquear las sesiones ya que para funcionar se necesita un quórum de 12 consejeros. 

Los alineamientos dentro del oficialismo y la oposición tienen matices. Hay sectores más duros y otros que pueden ser propensos a entablar negociaciones y cambiar sus posturas.

Entre los duros del bloque oficial se alinean el recién nombrado senador Martín Doñate y sus colegas de bancada Mariano Recalde y María Pilatti de Vergara. A ellos se suman la diputada Vanesa Siley, el académico Diego Molea y el juez Alberto Lugones. Son siete votos en total.

Entre los difusos del oficialismo se alistan dos recién llegadas, la abogada María Vázquez y la académica Pamela Tolosa. Ambas tienen un nexo en común. Fueron apoyadas e impulsadas por Molea en un acuerdo con sectores del radicalismo vinculados a Daniel Angelici.

Los duros de la oposición están representados por el diputado del PRO Pablo Tonelli, la diputada recién nombrada de la UCR Roxana Reyes, el abogado Diego Marías -cercano a Horacio Rodríguez Larreta- y sus colegas Jimena de la Torre Carlos Matterson, cercano a Daniel Angelici. También se alista en este grupo el juez Ricardo Recondo.

Más negociadores aparecen el juez Juan Manuel Culotta y la nueva jueza Agustina Díaz Cordero. Culotta, en la última sesión del Consejo anterior, estaba dispuesto a dar su voto al oficialismo para nombrar jueces en tribunales clave a cambio de que se pudiera avanzar con otras ternas para juzgados de menor visibilidad que Comodoro Py, donde se investigan los casos de corrupción.  

También aparece en la lista de los negociadores la senadora de la UCR Silvia Giacoppo, que responde a Gerardo Morales, y merece un párrafo aparte. Antes de las PASO del año pasado, estuvo cerca de prestar su voto al oficialismo para sacar varias ternas de jueces, según confiaron fuentes del oficialismo y la oposición. La prenda de cambio era la aprobación del pliego del juez Esteban Hansen, quien concursaba para el Juzgado Federal N° 1 de Jujuy con competencia electoral y era uno de los favoritos de Morales.Pablo Tonelli y Silvia Giacoppo, de la oposición, hablan en una reunión del Consejo de la Magistratura. Foto Télam.

Pablo Tonelli y Silvia Giacoppo, de la oposición, hablan en una reunión del Consejo de la Magistratura. Foto Télam.

Pero las negociaciones se terminaron cuando Hansen reprobó uno de los exámenes y quedó rezagado en la terna.

El último voto en la nueva conformación del Consejo corresponde al presidente del organismo, Horacio Rosatti. Su postura es una incógnita, aunque desde el oficialismo creen que estará lejos de votar junto a ellos. Los K y el Gobierno lo consideran uno de sus principales enemigos. 

Fuente: Nicolás Diana para Clarín


Apoyá a los que trabajamos por el derecho a la verdad. En los medios oficialistas no lo vas a encontrar. Hacé clic acá y suscribite a ricardobenedetti.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s