La Cámpora se aleja más de Alberto Fernández y busca instalar un candidato propio para 2023

La agrupación K sube la tensión contra el Presidente. La seguidilla de desplantes y el rol de Eduardo «Wado» de Pedro.

Las funcionarias de La Cámpora que integran el gabinete abandonaron en las últimas semanas el grupo de WhatsApp «mujeres gobernando» que contiene a casi todas las ministras, secretarias de Estado y directoras del gabinete.

La fuga en masa fue confiada a este diario por algunas de las participantes del grupo que responden a Alberto Fernández, y coincidió con la confección de un documento de apoyo de ese colectivo de mujeres a Cristina Kirchner, condenada por el TOF2 en el marco del juicio de Vialidad.

La salida del chat -se fueron Luana Volnovich y Fernanda Raverta, entre muchísimas otras- representaría en otro momento un dato anecdótico si no fuera por la decisión de la agrupación fundada y liderada por Máximo Kirchner de tomar distancia definitiva de la gestión del Presidente, al menos de manera simbólica.Alberto Fernández y Wado de Pedro.Alberto Fernández y Wado de Pedro.

Por ahora, ni Volnovich tiene previsto dejar el PAMI ni Raverta la ANSES, ni tampoco el resto de las oficinas pública donde tiene fuerte presencia la organización, como YPF o la AFIP.

El kirchnerismo definió tomar su propio camino, incierto de cara al futuro, en parte, por el anuncio de la ex Presidenta de correrse de cualquier postulación electoral en el 2023. Lo reconoció el intendente Mario Secco, uno de los más leales, también de los más ocurrentes: «Sin ella estamos al horno», dijo, lapidario.

La relación entre la agrupación K y la Casa Rosada quedó definitivamente rota esta última semana.

El miércoles, «la orga» le vació el acto de balance de los tres años de gobierno que Fernández encabezó en el Parque Colón, sobre la Avenida La Rábida: no fue nadie de ellos. Eduardo «Wado» de Pedro estaba en su despacho, a metros del evento, y ni siquiera se molestó en ir. Junto a Sergio Massa, que llegó tarde, fueron los únicos dos ministros ausentes. El jefe del Palacio de Hacienda y la familia Kirchner trabajan en tándem desde el desembarco del tigrense en el Gobierno.

Esa noche, la organización dio una segunda muestra de su rechazo a Fernández: publicó en sus redes un tuit enigmático y algo confuso con un fragmento del discurso del Presidente de ese día en el que resaltó que, a pesar de la firma del acuerdo con el Fondo Monetario, la gestión superaría expectativas.

Para despejar dudas, veinticuatro horas después, La Cámpora cortó con el acertijo: colgó en su cuenta de Twitter un par de minutos del acto de Néstor Kirchner en el que el ex presidente anunció la cancelación de la deuda con el FMI, acompañado con la frase «cuando realmente se resolvió el problema del Fondo Monetario Internacional en la Argentina». Para que no queden dudas.

Un rato antes, la diputada Paula Penacca, muy cercana al ex jefe del bloque oficialista en la Cámara baja, contestó furiosa a una publicación del diario La Nación que había recopilado frases off the récord del entorno del jefe de Estado con serias críticas a la decisión de la organización por no asistir al acto del miércoles, y con nuevos deseos de reelección presidencial.

La Cámpora no tiene hace rato ninguna motivación para recomponer con la Casa Rosada; tampoco para disimular la ira que les provoca la figura de Fernández, un presidente deslucido y encerrado en su entorno que todavía tiene intenciones de resistir, asesorado en solitario solo por un puñado de colaboradores.

La pregunta que, sin embargo, circula puertas adentro de la agrupación es cuál es la estrategia. Con qué objetivo. El panorama de cara a 2023 se presenta, en ese sentido, en forma de encrucijada, incluida la provincia de Buenos Aires.

El factor Axel Kicillof, que quiere la reelección, es por momentos incómodo para la organización kirchnerista. Asoma, en ese plano, Martín Insaurralde. Este viernes, el jefe de Gabinete bonaerense, Máximo Kirchner -socio en ese territorio del funcionario provincial- y De Pedro cerraron el año en Lomas de Zamora, con dos mil militantes y un buen puñado de dirigentes e intendentes. No estuvo el gobernador.Máximo Kirchner, Eduardo De Pedro y Martín Insaurralde, junto a intendendentes y dirigentes bonaerenses.Máximo Kirchner, Eduardo De Pedro y Martín Insaurralde, junto a intendendentes y dirigentes bonaerenses.

Máximo Kirchner y el Presidente no hablan hace muchísimo tiempo. Dejaron de respetarse. Se envían los peores deseos políticos.

El renunciamiento prematuro de Cristina Kirchner tras la condena por Vialidad fue un shock para el kirchnerismo en general y La Cámpora en particular. Si el futuro de la organización ya era un enigma, la decisión de la ex presidenta no colaboró.

Pero la instalación presidencial del ministro del Interior, uno de sus líderes, en la que el funcionario y un grupo de dirigentes y asesores trabajaban desde antes de que la vicepresidenta adelantara los tiempos electorales, se aceleró desde el anuncio posterior al veredicto de Vialidad. Eso fue, al menos, lo que empezó a circular puertas adentro del kirchnerismo.

Discurso

De Pedro no hace nada que no esté validado por Cristina Kirchner. Este jueves, por ejemplo, estuvo en un evento de la fundación Fundar, en Rosario, con líderes de la oposición como Facundo Manes y Martín Lousteau, dos de los pocas figuras de Juntos por el Cambio digeribles para el kirchnerismo.

En ese ámbito, el ministro ensayó un discurso de futuro, que incluyó un mensaje conciliador con el campo, un sector históricamente enemistado con el kirchnerismo.

De Pedro tiene puentes con el círculo rojo empresario, con los gobiernos de Israel y Estados Unidos, y con los gobernadores, que dejan trascender que podrían acompañar una eventual postulación del funcionario.

En ese intríngulis político aparece Massa, el ministro más importante del Gobierno que tiene el apoyo de la ex presidenta. En conversaciones privadas, Cristina Kirchner resalta la lógica de poder de su ex jefe de Gabinete, que tiene mucho más lazos con el círculo rojo y con Washington que el ministro del Interior.

En ese tándem, Massa y De Pedro, se recuesta ahora el kirchnerismo en vísperas del calendario electoral. Circularon en las últimas semanas, por caso, las hipótesis de una primaria entre ambos y hasta de una fórmula conjunta. Es demasiado prematuro. El ministro de Economía juega al misterio. Solo hay una certeza: en cualquiera de los esquemas que desvelan al kirchnerismo no cuadra la figura de Alberto Fernández

Fuente: Federico Mayol para Clarín


Apoyá a los que trabajamos por el derecho a la verdad. En los medios oficialistas no lo vas a encontrar. Hacé clic acá y suscribite a ricardobenedetti.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s